|

Alba Fernández seguirá siendo el cerrojo del Club Deportivo Salesianos Puertollano

La madrileña se ha consolidado en el Club, siendo la portera que más minutos ha sumado bajo palos en la última temporada. 

A pesar de su juventud, 20 años, Alba Fernández se ha consolidado en la Segunda División del fútbol sala femenino español, como una de las porteras con mayor proyección de todo el mercado, gracias a una seguridad que ha ido demostrando a lo largo de toda la temporada, cuando el equipo ha afrontado los partidos más complicados. 

Para el recuerdo de los aficionados quedan encuentros como el que el equipo puertollanero protagonizó en la pista de Artilleros, donde paró dos dobles penaltis, salvado tres puntos en los últimos minutos; o las eliminatorias que Salesianos disputó contra dos de los mejores equipos de la categoría como Chiloeches y Almagro en competiciones como Copa Diputación o el Trofeo Junta de Comunidades. 

Sin duda, Fernández ha sido uno de los pilares sobre los que se ha alzado la gran temporada de Salesianos Puertollano, siendo la guardameta que más minutos sumó bajo palos durante el último año, a los que ha añadido algunas actuaciones con el equipo filial con el que ha tenido ficha, ayudándolas a terminar en la parte noble de la clasificación. 

Durante esta campaña 2022/2023, su crecimiento como jugadora no ha parado de incrementarse, dando un paso adelante cuando la lesión de Helena Carmona, obligó tanto a ella como a Marisol a doblegar su trabajo, para apuntalar una de esas posiciones más críticas dentro de cualquier equipo. 

Por todo ello, el Club ha querido volver a contar con sus servicios, sabiendo que es una jugadora con futuro y con un talento difícil de igualar. En este sentido, la jugadora ha mostrado su satisfacción. “Puertollano ya se ha convertido en algo mucho más grande que mi segunda casa. En el equipo me he sentido muy cómoda y es cierto que este año ha crecido la responsabilidad que he tenido que asumir bajo los palos y me he sentido con un rol muy importante en la plantilla”. 

Al respecto, subraya, “afrontar una temporada con una baja como la de Helena, nos obligó a crecer, sabiendo que gran parte de nuestras posibilidades a final de temporada iba a depender de guardar nuestra portería y creo que esa tensión nos ha hecho sacar lo mejor como equipo”. 

Este año, dice, “no nos ponemos ninguna meta. Llegamos con mucha ilusión; sabemos que los rivales van a vernos como uno de los equipos fuertes desde el principio y eso va a obligarnos a tener que dar lo mejor en todos los partidos porque con el pasado no se gana nada”. 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *